Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

dimarts, 28 de juny de 2016

Fotografia pròpia

4 comentaris:

  1. Reconozco que llevo anclado el reloj en la muñeca su hora con cinco minutos de adelanto porque no me gusta llegar tarde ni que me esperen, pero detesto esa esclavitud y me gustaría poder hacer con las horas un bizcocho con pasas y demoras; para llevarme la contraria me gustan las estaciones de tren abandonadas y sus saleas de espera desesperadas de estar llenas de manchones y pintadas.

    Un petóh a deshores

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya que la cosa va de reconocimientos y/o confesiones... reconozco que yo no sólo llevo anclado el reloj a mi muñeca, sinó también tatuado, junto al teléfono móvil en la mano. Aunque como tú, lo detesto, y con gusto me comería ese bizcocho de pasas, demoras y compromisos.

      Un besoh a contrareloj.

      Elimina