Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

dilluns, 4 de gener de 2016

Aquellos hombrecillos verdes

Aquellos hombrecillos verdes que surgen de los callejones que apestan a orín, no son extraterrestres, pero bien podrían ser de otro planeta.
Los hombrecillos, que no deben tal diminutivo a su estatura sino a su poca categoría y poca vergüenza, abundan en nuestras calles, ciudades y casas.
Piensan con el pito, que para más inri es minúsculo, por lo que la neurona que acuña dispone de poco hábitat.
Se jactan de ser corteses, pero si te abren la puerta para que pases primero es sólo para mirarte -babeando asquerosamente- el trasero. Señores, que son sólo dos nalgas y una raja!
Otra de sus sublimes habilidades es la del carraspeo con consiguiente escupitajo, de después del carajillo de las tres post merídiem. ¿De dónde saldrá semejante pollo verde? Que no sean restos putrefactos del cerebro que se escapó del pito…
Por no hablar de los piropos que sueltan, tal trovador o poeta. Igual te largan un “guapa” con erre en medio (que te da a pensar si te llaman bonita o cerda) que otras frases más complejas, con sujeto y predicado y todo, y de lo más ingeniosas. Eso sí, siempre sin dejar de lado el color verde que acuna su nombre.
Y esa manera de rascarse o “arrascarse”… Serán pulgas, o el tejido de pana del pantalón? Si es que ya no se hace ropa como antes!
En fin, que verde que te quiero verde, pero los hombrecillos verdes cuanto más lejos, pero lejos lejos… mejor!


6 comentaris:

  1. Reconec que sóc dels que deixa passar les senyores davant. Però estrictament per respecte.
    També ho faig amb els homes, sobretot si són més grans que jo.
    Fet aquest aclariment, signo el teu escrit.
    Aquests homenets/homenots tan vulgars haurien de tornar a anar a escola i aprofitar el temps per aprendre educació i humanitat.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Jo faig com tu i també acostumo a deixar passar al davant, homes i dones.
      Pensa però, que aquest text, tot i el component real, està fet amb intenció irònica.

      Moltes gràcies, Xavier! :)

      Elimina
  2. Sí, los hombrecillos verdes son repulsivos, hay que buscar otros habitantes del planeta, hombrecillos grises con sosegado estar o la prole del mediodía, esos hombrecillos diáfanos que solo buscan afectos, amistades y buena literatura. Un saludo de mediodía

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, hay que buscar (que haberlos, haylos) los hombrecillos de mediodía. Se reconocen por la luz de su sonrisa sincera...

      Muchas gracias por la visita, José Luís.

      Elimina
  3. Así , entre nosotros, yo prefiero los "hombres de negro" (sobre todo la primera peli.

    Si, hay demasiada fauna con aspectos de flora por esta bola de barro cósmico que se cree en posesión del derecho de pernada de palabra , obran y que perdonan vidas cuando pisas una KK que no siempre es de perro y que muchas veces ha resbalado discretamente desde su sesera.

    Un petoh "arcoíris"

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues sí, yo también prefiero a Tommy Lee Jones y Will Smith.
      En caunto a la flora, dejémosla en el barro, aunque siempre atentos, no vaya a ser que sean arenas movedizas.

      Un petóh enfilat a l'Arc de Sant Martí.

      Elimina