Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

dilluns, 12 d’octubre de 2015

Mi mandamiento, el miedo

No me importaría cruzar el charco
si supiera, que al otro lado,
existe un qué y un por qué de algo
(el cómo no me incumbe).
No me importaría desatarme los zapatos
si supiera, con certeza,
que el suelo permanece templado.
Dejaría de ir de cuclillas por la vida
si alguien me dijera:
¡Pisa fuerte! (no hay peligros)
Puedes saltar las piedras,
puedes ser salamandra
y acurrucarte en los agujeros.
Pero mi piel no es dura
y el frío me congela las venas.
Cómo voy yo a correr descalza
si me pincho con la caricia de un ángel,
si me da miedo volar y hasta reírme.
No me importaría ser gorrión
si me cortaran las alas.
No me importaría ser libre
si me aseguraran que estaré a salvo,
como el niño al que mece la madre.
Pero me conozco todas las mentiras piadosas,
las habidas y por haber,
y ya no creo más que en el miedo
que es mi mandamiento
al que en un altar,
rezo cada maldita noche,
cada
maldita
noche.

Imatge: Seamless on Society6


4 comentaris:

  1. A veces , te leo, y encuentro en tus palabras la música...la letra de una canción que podría susurrar desde un niño montado en bicicleta o un adulto mientras conduce en dirección al trabajo o la hermana de mi amigo Pablo mientras plancha o...

    a veces, te leo y quito a radio para escucharte mejor.

    Un petoh

    ResponElimina
    Respostes
    1. A veces, tus palabras son halagos, que a la par, son música también, para mis oídos.

      Mil gracias y un petóh.

      Elimina
  2. Respostes
    1. Me alegra leerlo, oírlo.

      ¡Gracis por la visita RECOMENZAR!

      Elimina