Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

divendres, 4 de novembre de 2016

Un silencio clavado

Y su silencio dolió
como un puñal clavado a golpecitos.

O puede que lastimara más
mi pregunta,
convertida en retórica a la fuerza.
Tanta vida callando y
en un suspiro
se escaparon algunas verdades.
Ni las palabras alivian
ni los silencios otorgan.
Se me antojó
darle vida a los sentimientos mudos
a través de un puñado de palabras.
Y ahora...
Es en balde
darle la vuelta al reloj,
poner patas arriba el mundo,
mi mundo silábico, porque:

Siento cada infinito silencio
como un puñal clavado a golpecitos.

Imatge: Amy Judd





















"-¿Qué es? -me dijo. 
-¿Qué es qué? -le pregunté. 
-Eso, el ruido ese. 
-Es el silencio..."
(Juan Rulfo, "Luvina".)

2 comentaris:

  1. ¿Sabes? ( hoy va de confesiones)

    A mi me duelen más los silencios que las palabras, no se contestar a un silencio y no suelo encontrar silencios con los que contestar. Hablo mucho, incluso solo.

    Pesan tanto los silencios.

    Un petoh escandaloso y ruidoso

    ResponElimina
    Respostes
    1. Paradójicamente, yo en cambio soy callada. Me encuentro cómoda entre los silencios. Pero hay tipos y tipos de silencios, como ya debes saber. Y los que se clavan son agujas bien afiladas.

      Aun así, tambien como tú, hablo sola. Que nos llamen locos, si quieren... :)

      Un besoshhh

      Elimina