Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

dimecres, 30 de novembre de 2016

Esa repentina alegría de vivir

Esa repentina alegría de vivir que echaba en falta, llegó a trompicones.
Justo a tiempo, justo antes de desmoronarse (mi) todo. A tiempo, digo, de que la nada invadiera mi ser.
Fue ese instinto enraizado de sobrevivir que acecha y espera el momento adecuado; y es cuando menos te lo esperas. No esperes pues a vivir, vive como puedas. Sobrevive y, de golpe y porrazo, volverás a sentir el cosquilleo de la chispa de la felicidad.
El teclado, hasta ahora empolvado, sonará de nuevo. Escucha atento, no oigas, sólo escucha y dime si no es esa la melodía de... la repentina alegría de vivir.



4 comentaris:

  1. Em prendré una cullerada d'aquesta alegria que ens receptes.
    Crec que no té contraindicacions.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Per prescripció mèdica... prèn-te'n dues.

      PD: Cap efecte secundari.

      Elimina
  2. Escucho.

    Me gusta entrar aquí para escuchar hasta tus silencios , me loca primavera de tus ojos y como las "H" nunca son mudas sino chispas de bengala o gorgoritos de lluvia.

    Te escucho, me gusta hacerlo.

    Un petoh. Otro más.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Te oigo escucharme... los muelles de la butaca en la que te sientas a leer, y la cucharilla dando vueltas y más vueltas contra la taza de café, te delatan.
      Te oigo, y mi voz, mis haches, se sienten escuchadas y un poquiiiito importantes.

      Un petó"H"

      Elimina