Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

diumenge, 1 de març de 2015

Ladrones del tiempo

Son ellos, ellos son los ladrones del tiempo.
No los al alcanzas ni tan sólo al vuelo. No los ves pero subyacen en todo momento.
Te agarran de los pies y los atornillan en el suelo. Te sujetan del pelo mientras corre el minutero.
Si te notan sediento, arrasan con lagos para dejarte sin sustento.
Son sanguijuelas que te chupan la sangre, la justa para no acabar con tu vida. Se excitan escuchando tu jadeante aliento, se alimentan de lamentos.
Te consumen hasta dejarte rendido, condenado a la abulia. Y te encuentras solo ante el mundo y su maldito tic tac incesante que es constante en tu cabeza.
Dadme un respiro, por dios os lo pido! Dejadme hacer cuatro cosas antes de ser carroña. No soltéis a los gusanos, que ya huelo el pino del féretro.
Date cuenta, buena cuenta, de que tu agonía no es el tiempo en sí, pues son ellos los culpables. No lo dudes, son ellos, los ladrones del tiempo.

10 comentaris:

  1. No podem caure abatuts per la societat , ni per les cadenes dels homes rics.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Només hauríem d'encadenar-nos per voluntat i desig propis. Les altres cadenes són supèrflues, i fins i tot, molestes.

      Gràcies Pep!

      Elimina
  2. A vegades, però, anar a contracorrent, a contrarellotge, ajuda.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Certament, hi ha moments també, pels contrarellotges.

      Mercès, Helena!

      Elimina
  3. Córrer més que el temps. Si això és possible encara ens resta una pròrroga ben llarga.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si aconsegueixes fer-ho, si descobreixes la manera, no dubtis en explicar-m'ho!

      Merci, Xavier.

      Elimina
  4. ¿Y que te comento?

    Te leo y siento ese discurrir de las horas que me hace sentir incapaz de gobernar ya no mi vida , ni tan siquiera mis sueños y duele sentirse esclavo de la maquinaria , del derecho de pernada de esas personas.

    Un petó sin manecillas.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tu comentario se ha inmortalizado en el tiempo y en este modesto espacio.
      Gracias por ello y por usar tu tiempo en estos renglones.

      Besos.

      Elimina
  5. A veces tiraría la toalla, lo dejaría por imposible. Pero no dejo de correr. Incluso creo que mis momentos de vagancia son mi mejor triunfo contra ellos. Pero me engaño, ¿verdad?

    ResponElimina
    Respostes
    1. No creas, quizás sí sea un trinfo; pero aunque no lo fuera, esos momentos de vagancia -un kit kat en nuestra ajetreada vida- son absolutamente necesarios, para tomar impulso y continuar.

      Gràcies per la visita, g!

      Elimina