Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

diumenge, 24 de setembre de 2017

Me preocupa echarnos de menos cuando estemos muertos

Me preocupa echarnos de menos cuando estemos muertos.
Pues se dice, se cuenta, que no hay dos desconocidos iguales; pero los conocidos como nosotros son casi exactos. Y me matarías si supieras que he podido decir tal cosa; a que somos conocidos, me refiero. Aunque no te interesaría matarme, porque te preocupa tanto como a mí, echarme de menos cuando desaparezca.
Pero preocuparse por echarse de menos estando muertos, ¿no te parece el súmmum del cariño? Podríamos llamarlo amor, porque seguramente sea su nombre, pero el cariño me parece más tierno e imperecedero. Que paradoja, ¿no es cierto? 
La muerte y lo imperecedero:
amor caduco en vida,
y cariño en muerte, eterno.
Porque si la vida es sueño,
sueño cada día en
una muerte dulce,
una dulce muerte
echando de menos
tu voz y tu aliento,
tus defectos y talentos
y la luz de tu risa que ilumina mi vida en todo momento.
Porque ahora mismo no hay nada que me importe ni que me preocupe más. Nada más que…
echarnos de menos cuando estemos muertos.

4 comentaris:

  1. Es precios! Quanta ternura i carinyo amb uns pocs versos. M,encantat

    ResponElimina
    Respostes
    1. M’alegra que t’hagi agradat, gminguay. Gràcies!

      Elimina
  2. Aquí és el quid de la qüestió, estimar-se un cop morts, la resta són hòsties.

    ResponElimina