Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

diumenge, 14 de febrer de 2016

Sentémonos al porche

Sentémonos al porche
a esperar envejecer.
Cuando caiga la luz de la tarde
y los últimos rayos doren el maíz,
que dan brillo a tus mechones,
moriremos.
Vayamos al porche.
Yo me sentaré en el banco
y tú en la mecedora
en la que una vez
tejiste nuestros sueños.
Y cuando la última lágrima
repose en el surco
de tus bellas arrugas,
será el anuncio del final,
de nuestro dulce fin.
Sentémonos al porche
a esperar envejecer,
juntos...

8 comentaris:

  1. Tinc la sensació d'haver-ho viscut, el record em traeix.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ja pot ser... potser un déjà vu?

      Gràcies g.

      Elimina
  2. Que aquest moment arribi a poc a poc i serenament.

    ResponElimina
    Respostes
    1. I ben a poc a poc, no hi ha pressa...

      Gràcies Xavier.

      Elimina
  3. y , además, sin prisas.

    sentarse hasta que los visillos se cansen de volar o hasta que la hojarasca se convierta en una gran roca y esa última lágrima sea besana de un nuevo día sin prisas y con sed de edad en a piel.

    Un petoh o más

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sentarse hasta que las violetas de los maceteros del porche se marchiten y dejen de desprender su aroma.

      Un besoh violeta.

      Elimina
  4. Sentémonos al porche para leer a MartinaH,
    saludos

    ResponElimina